jueves, 22 de enero de 2009

En defensa de la Extra Verdad

Aunque el Diario Extra no lo necesite y yo no sea la persona idónea para describir el desarrollo e importancia que este medio de comunicación ha tenido en la vida de los costarricenses, me veo en la necesidad de intervenir en la discusión que se ha desatado en torno a la publicación de una fotografía de dos pequeñas víctimas del terremoto de Cinchona.

Ciertamente la imagen es muy cruda, pero es real, tan real como el dolor de cientos de costarricenses que lo perdieron todo en esa geografía del país. Mediante una campaña de correos y artículos en la red, se aduce que La Extra se excede al editar ese tipo de fotografías, que se violenta el derecho de las víctimas y sus familiares, que se abusa del amarillismo y del sensacionalismo, que el dolor ajeno se explota tanto como línea editorial y comercial en esa empresa.

No estoy de acuerdo con esas ideas. Respeto el dolor de todos aquellos familiares de víctimas que alguna desdichada vez han sido objeto de la violencia del tránsito, del alcoholismo irresponsable, de la delincuencia o de catástrofes naturales como la recién vivida, pero todas esas tragedias corresponden a nuestra realidad y el Diario Extra las capta, tal cual son.

Hace algunos años cuando recién empezaba a circular El Diario Extra, recuerdo como el pueblo le llamaba La Mentirosa, por alguna razón hasta entonces, los ticos estábamos acostumbrados a un tipo de periodismo más hipócrita. Con el tiempo La Extra se fue abriendo espacio y se consolidó no solo como empresa, sino como primer medio de información escrito del país, sin necesidad de contratar un solo suscriptor.

Ha cumplido con la importante función social de informar a los habitantes de las zonas más alejadas de nuestro país, hasta donde no llegaban otros medios ya fuera por desinterés o ya fuese por el interés de no informar. Innovó el campo de la comunicación escrita abriendo espacios directos al pueblo y su estilo llano y directo ha querido ser imitado por sus competidores quienes esconden sus falsas virtudes y moralidad en distintos nombres comerciales.

En el campo político es un medio objetivo, equilibrado, cuya línea editorial se acerca más a la defensa de los intereses populares, que a la protección de intereses de grupo y amigotes políticos.

Hace mucho tiempo dejamos de decirle mentirosa porque nos mostraron la verdad, el verdadero rostro de una sociedad enferma por la violencia, la pobreza, la drogadicción y la corrupción en todos los ámbitos. Dejamos de vivir en la burbuja de cristal que nos pintaban otros para reconocer nuestros defectos y carencias como seres humanos.

No son pocas las veces que se ha acusado al Diario Extra por la publicación de fotos de esta naturaleza, pero no debemos olvidar que se trata de un medio de comunicación constituido y legitimado para informar en cambio, el correo que anónimamente circula oculta intenciones infames y lo que es peor, se vale de gente humilde.

El morbo es mental, es moral y es individual, una fotografía, al igual que un cuadro de Goya, puede ser interpretado de diversas maneras, todo depende del contexto y de los ojos que lo miran.

5 comentarios:

Adrián dijo...

"El morbo es mental, es moral y es individual, una fotografía, al igual que un cuadro de Goya, puede ser interpretado de diversas maneras, todo depende del contexto y de los ojos que lo miran"

No tiene sentido lo que dices a menos que estés hablando de un "Cuadro de Goya" como dices, lo cual no lo puedes comparar con ese tipo de fotografía y muchas otras que publican algunos medios, no se necesita morbo para entender que es para VENDER y no para informar, los ojos que lo miran son niños, jóvenes, madres, padres de familia... Una pregunta para ud, Sr. Granados: ¿Si esas niñas fueran parte de sus seres queridos, dirías lo mismo?

Victor Emilio Granados Calvo dijo...

Respuesta a don Adrián:
Gracias por tomarse el tiempo de escribir. Lo principal que critico con mi artículo es la ironía de quienes pretenden censurar moralmente a un medio de comunicación legitimado y constituido como La Extra, por la publicación de una foto, que ellos difunden a diestra y siniestra anónimamente en correos, es decir incurren en la conducta que tachan de impropia y eso me hace dudar de sus verdaderas intenciones.
En cuanto a la asociación de morbosidad y ventas que refiere, no desmiente ese concepto suyo el hecho de que el morbo sigue siendo un asunto de conducta individual, de valores, de formación e intereses humanos. Finalmente me lanza una pregunta existencial de difícil respuesta. Le diré primero como reaccioné cuando observé la foto en la Extra:
Lloré, sentí lástima por esas niñas, imaginé el dolor de sus padres … como el más egoísta de los seres humanos le di gracias a Dios de que mis seres queridos estuvieran a salvo después del terremoto … reflexioné, me di cuenta de que tan grande fue esa tragedia y me enojé mucho de que no suspendieran el certamen de la Copa del Café o el bacanal de Palmares. Sentí furia de que muchos parecieran no percatarse del nivel de tragedia que sacudió a tantos hermanos por esas tierras, oré … pedí a Dios por las almas de las niñas y pedí que no quedara una sola persona que viera esa fotografía sin sensibilizarse, sin comprender la dimensión del daño, sin ayudar
Sabe algo interesante de su pregunta señor Adrián, yo no sé los demás sería aventurero asegurarlo, pero cuando vi esa foto y cuando veo otras que no me agradan nada pues también están cargadas de la violencia de esta sociedad enferma, siempre imagino a cada una de las víctimas, como un ser muy querido para mi.

P. Vargas dijo...

Mano creo que la gente que mando el correo reclamando lo de la extra tropezo con la misma piedra. Yo ni siquiera habia visto la famosa publicacion, pero recibi mas de 25 correos diciendome que la viera.

Un ciego guiando a otro ciego. No defiendo a la extra, pero me parece ironico que la gente criticara enviando y deseando que la gente siguiera el juego.

Saludos amigo. Esta muy interesante tu blog, nos veremos mas seguido por aca.

Sheila dijo...

En este tipo de temas a veces no se puede ser objetivo, Víctor. Tanto la posición a favor como la que se opone a que se publiquen este tipo de imágenes tan crudas en un medio de comunicación masiva como lo es un periódico tienen sus razones de ser, muy válidas cada una. Puede que muchos lo interpreten como puro sensacionalismo, pero otros, como en tu caso, pueden verlo como algo que los despierta, que los mueve a la indignación, que los hace reflexionar y quien sabe si tomar alguna acción positiva.

Es doloroso ver algunas imágenes en los medios, pero si no las vemos, muchos no nos enteramos de lo que ocurre en el mundo. Lo que no se ve no se conoce.

Anónimo dijo...

Gracias Sheila, la mejor conclusión es la tuya.
Víctor Emilio