Provenientes de gran cantidad de reservas, se manifestaron frente al Parlamento, para aducir que la propuesta es lesiva de sus derechos.
Una gran cantidad de indígenas, provenientes de diferentes reservaciones del país, se manifestaron ante la Asamblea Legislativa contra el proyecto de ley de Desarrollo autónomo para los pueblos indígenas.

De acuerdo con los manifestantes, en su mayoría de origen maleku, de la región Norte del país, adujeron desconocer el texto que se encuentra en discusión en la Comisión de Asuntos Sociales del Congreso.


Ángel Antonio Silva y Daisy Elizondo, de la Reserva Indígena Malike, adversan el expediente 14.352 porque indicaron que ya ellos tienen su propia ley, que es el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). “Los que dicen que han consultado a la reserva están mintiendo. Queremos respeto para nuestros derechos, que están siendo violentados. Esta ley nos expropia de la riqueza de la tierra, en mano de los blancos”, señaló Silva.


Elizondo acotó que, aunque decían que el documento fue consultado, es mentira, pues los que aparecen como delegados no los conocen, y cuyos nombres son Eliécer Delgado Álvarez y Marconi Lacayo Elizondo.
“Ellos se autonombraron, pero la comunidad no los nombró. Además, es mentira que Federico Tinoco nos haya dado becas y acueductos a los pueblos indígenas”, apuntó.
De acuerdo con la mujer, llegaron personas desde Coto Brus, Talamanca, Bajo y Alto Chirripó, Térraba, Ceibón, Bijagual, La Tinta, La Fila, Alto Pacuare, Matina y Chorotega, además de los maleku.
In situ
Por su parte, el liberacionista Federico Tinoco arguyó que mientras el fue jerarca de la Dirección Nacional de Desarrollo Comunal (Dinadeco), hicieron un acueducto por parte del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), para un proyecto en Bribri.

Añadió que gestionó ante el Fondo Nacional de Becas (Fonabe) que se destinara el 10% de las becas para los habitantes autóctonos de Costa Rica.
“Además, en el plano personal he colaborado con motosierras, en Duriñak, para adentro de Cachabri, hice donaciones personales, pero nunca pedí el voto. Los que se oponen a esta ley y los de la Comisión Nacional de Asuntos Indígenas (Conai) usan argumentos para denigrarme”, añadió.
Igualmente, el congresista adujo que la consulta se hizo in situ, y que él por lo menos estuvo presente en Amubri cuando se realizó, y que allí estuvieron la Defensoría de los Habitantes y el Tribunal Supremo de Elecciones, para fiscalizar el proceso.
“Para esa reunión en Amubri, se convocó incluso por radio, en español y en bribri”, refirió.

Enriquecer el proyecto


El diputado del Partido Accesibilidad sin Exclusión, Óscar López, quien ha interpuesto más de 80 mociones al expediente, indicó que estas no son obstruccionistas, sino propositivas.
“Estoy feliz de recibir el respaldo de los indígenas, pues no se les tomó en cuenta inicialmente, no se les tradujo como dice el Convenio 169. Este, por ahora, es un proyecto de ley en que los castizos quieren imponer su forma de pensar”, consideró.
Añadió que los más interesados en que se apruebe el texto son Tinoco y la también verdiblanca Ofelia Taitelbaum, y que si es verdad que el primero gestionó los $3 millones que dice, que dónde están.
Sobre la iniciativa de ley, indicó que trata de facilitar la explotación en territorio indígena, por lo que el presidente de la República, Óscar Arias, ha denominado “conveniencia nacional”.
“Si se aprueba, se puede hacer explotación minera o imponer los derechos tributarios, obviando que existe el derecho indígena, su manera milenaria de resolver asuntos.
“Los diputados se arrogan el derecho de imponer su pensamiento a más de 8 mil indígenas, que según el Convenio ya son autónomos”, concluyó.
Artículo de la Prensa Libre, Aarón Sequeira

1 comentarios:

©hannibal dijo...

Don Victor, hasta ahora tengo la fortuna de conocer su blog. Veo que trata temas de interés para todos y las aportaciones son de suma riqueza.

Espero seguir visitándolo y claro, me encantaría que me visitara también a mi casa. Si le gusta de la poesía, pues bueno, tal vez le gusta lo que hay allá.

saludos cordiales
Hannibal